Tai Chi Chuan Wahnam Madrid (1)

MÁS TESTIMONIOS

3702d42c-2a5e-466a-ba5a-2d45ec8ca77a

El mayor deseo de toda persona, longevidad, buena salud, energía vital.
Y una FUERZA INTERNA RADIANTE!!!
Es lo que se consigue entrenando este maravilloso arte.
Y Sifu Manuel  es un GRAN MAESTRO del TaiChiChuan. Con él aprender es un camino de rosas. Y los avances muy ràpidos y espectaculares.
 Si queréis un cambio aprender con él.
Si queréis buena salud aprender de él.
Si queréis un gran maestro ya lo tenéis.

Víctor Méndana

Hay veces que uno tiene la suerte de encontrarse con un maestro de verdad. Y cuando lo encuentras, lo sabes. Y de pronto, cada clase de tai chi se convierte en la busqueda de un Tesoro escondido, esa perla secreta que hace que tu vida cobre mas sentido en todas sus diferentes facetas. Sifu Manuel es ese maestro, que , enseñandote de corazon a corazon, te muestra un tai chi que cura emociones, que sana el alma pero que tambien te hace mas fuerte.

Fernando Juarros

93f5071c-41d8-4972-88d6-54a085ec3e11

Cuando conocí el Chi-Kung Shaolin de la mano de mi primera maestra, me sorprendieron bastante los efectos beneficiosos que tuvieron en mí. Aun así, yo andaba buscando un arte marcial que ayudara a mi salud,a mis reflejos, a mi mente, que me pudiera hacer crecer y progresar en varios aspectos, no únicamente en el plano físico. Que me hiciera sentir fuerte por fuera y por dentro. Primero pensé en el Kung-Fu, pero mi maestra de Chi-Kung por aquél entonces me recomendó probar primero Taichi Chuan con Manolo. Aunque ha pasado mucho tiempo, aún recuerdo esa primera llamada telefónica, donde estuvimos hablando cerca de una hora antes de tener mi primera clase con él. Manolo es una persona honesta, sencilla, que se preocupa por tí en todo momento, que quiere y necesita saber tus objetivos para tratar de ayudarte, pero como todo buen maestro también te regaña cuando te lo mereces, cuando te confías, cuando te distraes o cuando crees que algo te sale «perfecto». Quienes llevamos con él unos años hemos podido observar como cada año sigue creciendo como practicante y maestro del Taichi y eso, sumado a su forma de ser, nos ayuda a sentir que estamos en buenas manos.
Gracias a él ya no me encuentro tan cansado como hace años y, puedo afirmar sin lugar a dudas, que tengo más energía que cuando tenía 18 años. Por aquél entonces, debido a simultanear estudios en la Universidad con estudios en el Conservatorio de Música, muchos días pasaba 12 horas o más fuera de casa y llegaba a quedarme dormido mientras cenaba porque estaba exhausto.Eso ya no me ha vuelto a ocurrir y en mi día a día no paro un momento hasta que llego a casa…y todavía tengo ganas de hacer cosas. Tengo amigos con 6-7 años menos que yo que habitualmente se sorprenden por mi aspecto externo y por la tranquilidad que les transmito.
Con problemas del riñón así como de insomnio he notado que la práctica del Taichi Chuan me ha ayudado mucho. Además con Manolo seguimos practicando Chi Kung regularmente y sabe qué nos viene mejor en cada momento para seguir progresando.
Para mí es una suerte poder llamarle maestro, sifu e incluso amigo.
Se trata de una persona muy humana que sabe valorar en qué momento de tu vida te encuentras en cada momento e intenta ayudarte en los momentos complicados que te puedan ir surgiendo.
Por si fuera poco todo esto, ha logrado que sus alumnos seamos como una familia, donde hay un clima y un ambiente inmejorables para la práctica de este arte milenario.
Gracias por todo, sifu.»

César Mañanes

62803136-1440-4d9b-aaad-982a8e30640a

Con Manolo encontrarás las enseñanzas de una escuela  tradicional, que es algo difícil de encontrar.
Al principio no es sencillo comprender qué significa practicar un arte interno, y tampoco lo que aporta, pero con poquita paciencia y poquito trabajo puede llegar a cambiar tu vida, si te acercas abierto y dispuesto a escuchar y practicar con cierta constancia (realmente, basta un ratito cada día).
He practicado en otras escuelas, y el equilibrio de conocimientos del maestro, en mi opinión, es particularmente bueno con Manolo: cercano, sencillo, transparente, gran maestro de Tai Chi y Qi Gong, pero también gran maestro en artes marciales.
Agradezco cada día los tesoros de esta práctica.

Raúl Castaño

f609e5e3-757e-4ef0-8e18-2f4ec972eb19 (2)

Llevo más de ocho años aprendiendo Taichichuan con Manolo, y a los 56 años puedo decir que me encuentro cada vez mejor.

El cuerpo relajado y tonificado, las articulaciones y los órganos internos en mejor estado. Y la mente no sólo se relaja, sino que se vuelve más aguda y penetrante, y también más capaz de ser feliz.

Gracias, Manolo, estoy feliz de ser tu alumno.

Javier Silio

612dd6df-dc3e-447a-8630-3ee63d1b857e

Tengo 52 años y práctico artes marciales desde los 9, cuando comencé con el Judo. Aproximadamente a los 30, tuve la oportunidad y la suerte de descubrir el taekwondo, actividad que sigo practicando hasta día de hoy. Pero fue hace unos 8 años cuando tuve la gran suerte de iniciarme en el Tai chi y en el Chi kung a través de Manuel Tirado y la escuela Wahnam. Es entonces, compaginando las dos artes y llevando un tiempo practicando, cuando comienzo a notar una mejora física y rendimiento notables. Sobre todo en mis entrenamientos de taekwondo. La práctica, tanto del Tai chi como del Chi kung, empezaban a dar un resultado inesperado. Es evidente que algo estaba cambiando. Creo que incluso a nivel personal. La práctica del Tai chi, me está aportando numerosos beneficios, entre otros la capacidad de ver y afrontar el día a día con una claridad y equilibrio mentales sorprendentes. Actualmente experimento una condición física y psicológica acorde a una persona 20 años inferior a mi edad.

Tengo que reconocer que siempre he sido una persona con ciertas reservas sobre algunas creencias de tipo espirituales o sanadoras, sin embargo la presencia del Tai chi en estos momentos de mi vida ha supuesto un cambio radical en mi forma de pensar con respecto a esto, reconociendo los grandes beneficios que me ha aportado. No puedo hacer más que dar mi sincero agradecimiento a Sifu Manuel  por la dedicación y paciencia con las que imparte sus clases. Nunca dejamos de aprender.

Manuel Gónzalez